Sobre Nosotros - Javier dePablo

Detrás de la marca Javier dePablo estamos dos personas, Javi y yo, Anabel, bueno, vamos a dejarlo en una y media, porque llevamos taaaaaaanto tiempo que hay muchas partes que tenemos integradas uno del otro y el otro del uno. Y no sólo el tiempo que llevamos siendo pareja, sino además el tiempo que pasamos juntos, ya que desde que nos conocimos hemos emprendido varios proyectos.

Este último, el de Javier dePablo, fue un proyecto que creo Javi, él se encontró con la fotografía cuando yo me quedé embarazada de mi primer hijo y a partir de ahí se dio cuenta de que le gustaba mucho y que tenía cierta facilidad para conectar con la gente y capturar su esencia con la cámara.

Cuando empezó con las bodas me pidió que le acompañara, que las cubriríamos mucho mejor y haríamos un trabajo más competo si íbamos los dos juntos, y como le dije que si, nos convertimos en El Equipo de Javier dePablo, aportando cada uno con nuestro punto de vista, nuestra forma de ser, nuestra sensibilidad, y buscando las fotos en las que los novios se vean reflejados y les lleve a revivir todas las emociones de su bonito y emotivo día.


ANABEL

Pues yo soy… muchas cosas, la primera de todas mamá de dos niños preciosos que me tienen loca, y después muchas más cosas, entre ellas Fotógrafa.

Como ya he contado antes el gusanillo de la fotografía me lo metió Javi en el cuerpo, insistiéndome en que le acompañara a las bodas, que lo pasaríamos muy bien , ¡y acertó!

Disfruto de cada preboda, donde además de hacer fotos charlamos y conectamos con nuestras parejas, en cada boda me implico tanto que, aunque esté concentrada en mi cámara, siempre se me escapa alguna lágrima, me encanta embriagarme de la emoción y la felicidad que se respira en una boda.

Y pensé ¿por qué no uno dos cosas que me encantan, los peques y las fotos?? Y así he hecho, empecé a hacer cursos con grandes fotógrafos infantiles, como Ana Cruz, a asistir a foros de fotógrafos para escuchar a más grandes como Pepa Valero, y a disparar fotos a niños. Y sin darme cuenta ya son muchos los peques que acompañados de sus familias han pasado por delante de mi objetivo. Disfruto de cada sesión que hago con los niños, intento conectar con ellos y que se lo pasen super bien, que para ellos sea una experiencia divertida, y con los bebés es que me derrito…lo que busco con ellos es capturar su inocencia y sobre todo su mágia.

Además, en esta era digital, en la que apenas sacamos nuestras cámaras y todo se queda en el móvil es importante que nos paremos y que fotografiemos a nuestros hijos, por ellos, por nosotros, y por los que vienen detrás, o ¿quién no ha buscado fotos de sus antepasados? ¿ o de cuando eran niños?. A mi me encanta ver fotos de mis padres jóvenes, de mis abuelos, de mi hermano y mía cuando éramos niños….Démosle estos recuerdos a nuestros hijos.


JAVIER

La necesidad de captar imágenes nació el día en que mi mujer se quedó embarazada de nuestro primer hijo, Pablo. Me di cuenta que quería guardar de forma muy especial todos los cambios y la belleza de aquellos momentos tan mágicos. Así que me compré una cámara réflex y empecé a hacer fotos. Poco a poco me di cuenta de que cada vez disfrutaba más fotografiando y que lo que buscaba no era la pose, ni la perfección en la fotografía, sino capturar la emoción, el sentimiento, la felicidad que nos inundaba porque íbamos a ser padres. De esta forma, cada vez que vemos juntos aquellas fotografías, revivimos la ilusión que sentíamos.

La oportunidad de hacer bodas me vino de forma casual, unos amigos, que habían visto mis fotos, me propusieron hacer las fotos de su boda. Al principio era un poco reticente, porque sé de la responsabilidad de las fotos de una boda, ES EL DÍA y no se puede fallar. Pero ellos me dieron toda su confianza y finalmente acepte. Así que fui preparando con ellos el momento, fui a conocer el sitio, ver la luz que tendrían a la hora de la boda, buscamos un bonito lugar para hacer algunas fotos después de la ceremonia, y finalmente, ese DÍA, salió todo a la perfección. Y no sólo eso, sino que además disfruté muchísimo. Me concentré en captar su emoción, sus miradas, sus gestos, su complicidad y que todo ello quedara plasmado en mis fotos. Y lo mejor de todo es que ellos, al ver el resultado, se volvieron a emocionar.

Así que decidí que me quería dedicar a ser fotógrafo de bodas. No hay nada mejor que disfrutar trabajando y además hacer feliz a los novios con el resultado. Doble satisfacción. Y ya desde que me acompaña Anabel, además de que voy más seguro porque sé que el reportaje va a salir completísimo, disfruto mucho más. Me encanta compartir mi trabajo mi mujer.

El estilo en el que me encuentro a gusto es en el fotoperiodismo, esto es, no intervenir en lo que está pasando, que no se note que yo estoy por allí, hacer el trabajo de la forma más discreta posible, para poder captar la naturalidad del momento, lo que realmente está pasando, sin aditivos ni artificios. Es la mejor forma de capturar emociones y sentimientos.


Javier dePablo Fotógrafos

hola@javierdepablo.com

Anabel: 696 084 192

Javier: 669 609 338

Powered by SmugMug Log In